¿Puede la porosidad capilar estar relacionada con los aceites? ¡Sí! Todos los aceites son desarrollados de tal manera que traten un tipo particular de pelo. Podemos distinguir los siguientes tipos:

  • cabello de porosidad baja – suave, brillante y saludable. Es difícil de teñir, estilizar y secar con el secador. Las escamas se adhieren fuertemente a la cutícula. Los aceites saturados son los mejores para el cuidado de este tipo de pelo.
  • cabello de porosidad media – suele estar sano y ser fácil de estilizar. La cutícula está más suelta. Los aceites monoinsaturados son el mejor tratamiento en este caso.
  • cabello de porosidad alta – suele estar rizado, encrespado y con estática. Además, está dañado, es fácil de empapar, se seca rápido y se puede teñir con facilidad. Este tipo de pelo tiene huecos y agujeros en la cutícula, por lo que es recomendable usar aceites poliinsaturados para mejorar su estado.

Aparte de las tres porosidades principales, también podemos encontrar el pelo normal propenso a la porosidad alta así como el pelo de porosidad media con tendencia hacia la porosidad baja.

¿Cómo se determina la porosidad capilar?

Para confirmar la porosidad de tu pelo, tendrás que llevar a cabo varias pruebas: prueba de la vista, prueba del tacto, prueba de la harina, prueba de la flotabilidad y prueba del aceite de coco. Además, si quieres, puedes hacer que un tricólogo examine el estado de tu pelo y cuero cabelludo. ¿En qué consiste el examen? Con el uso de una cámara microscópica especial, el médico analiza la longitud, el grosor y el aspecto del pelo y del cuero cabelludo. Los resultados están listos en unos minutos. Además, puedes pedir consejo al tricólogo respecto a los tratamientos (si es necesario). Él se encargará de seleccionar los cosméticos adecuados para el cuidado de tu cuero cabelludo. Sin embargo, en lugar de gastar dinero en un profesional, puedes probar uno o todos los métodos siguientes para determinar la porosidad de tu pelo en la comodidad de tu propio hogar. ¿Qué son exactamente?

El método de la vista: simplemente consiste en observar tu pelo en todo momento. Echa un vistazo de cerca a tu pelo después de lavártelo, secártelo con el secador… mira a ver si está encrespado y pierde brillo en los días lluviosos o si quizás es difícil de estilizar. Si tu respuesta a estas preguntas es afirmativa, entonces tu pelo tiene porosidad alta. Sin embargo, si tu pelo no cambia a penas independientemente del tiempo que haga y de la estilización diaria, eso indica una porosidad media o baja.

La prueba del tacto: coge un mechón de tu pelo entre dos dedos y deslízalo hacia el tallo (en dirección al cuero cabelludo). Si sientes bultos y aspereza, significa que tiene porosidad alta. Por otro lado, si el pelo está suave, entonces tiene porosidad baja. Recuerda lavarte el pelo a fondo antes de usar este método. Asegúrate de que tu pelo esté libre de químicos, detergentes y siliconas.

La prueba de la harina: espolvorea tu pelo con harina. En este caso, el pelo de porosidad alta quedará cubierto con una gran cantidad de harina. Si queda poca harina, significa que tienes un pelo de porosidad baja. Sin embargo, este método puede no ser completamente fiable. El resultado de la prueba puede verse alterado por la influencia del sebo secretado por las glándulas sebáceas o por los restos de cosméticos usados con anterioridad.

La prueba de la flotabilidad: mete un par de pelos en un cuenco lleno de agua. El pelo que después de unos minutos se hunda hasta el fondo tiene porosidad alta, ya que el agua penetra a través de los agujeros y los huecos de la cutícula. El pelo que flote en la superficie tiene porosidad baja.

El método del aceite de coco: aplica una cantidad generosa de aceite de coco en tu pelo. Después de más o menos una hora, lávatelo y comprueba el aspecto de tu pelo. Si tu pelo está encrespado y sin brillo, tiene porosidad alta. El pelo de porosidad baja permanecerá suave y brillante.

¿Es posible cambiar la porosidad del pelo?

Sí, lo es. Por ejemplo, la porosidad capilar se puede cambiar de media a alta o de alta a baja. Todo depende de la manera en que trates a tu pelo y cuero cabelludo. Con el uso de los cosméticos adecuados, puedes mejorar significativamente el estado de tu pelo, regenerar las puntas dañadas y nutrir el cuero cabelludo. Por desgracia, el nivel de porosidad puede aumentar. La coloración frecuente, la estilización con calor, el uso de productos que contienen sustancias nocivas, la radiación solar y la influencia de los radicales libres contribuyen a empeorar el aspecto y el estado de tu pelo.